Mitos de Lubricación

Conoce las respuestas a los principales mitos relacionados con el uso de lubricantes en general.

Si no encontraste tus respuestas aquí, ingresa a consulta de lubricantes Petrobras

  • 7. Agregar aditivos mejora el rendimiento del lubricante

    FALSO. Un buen lubricante trae todo lo que se necesita en su propio envase. El lubricante ya contiene todos los aditivos necesarios para su óptimo rendimiento. Los fabricantes de automóviles no recomiendan agregar aditivos a los lubricantes. Un buen lubricante está elaborado con fórmulas de probada eficiencia y se ha demostrado que ciertos aditivos complementarios pueden alterar significativamente sus propiedades, perjudicándolas. Por el contrario, no existe prueba de laboratorio efectuada por organismo reconocido que muestre una mejora de rendimiento con el agregado de aditivos (para lubricantes de buena calidad).

  • 8. Mi auto debe usar sólo esta marca de lubricante. Es malo mezclar marcas

    FALSO. Técnicamente, los lubricantes se diferencian por su calidad y viscosidad y no por su marca. Ningún motor requiere ser lubricado sólo por lubricantes de una marca determinada. Los fabricantes recomiendan un tipo y no una marca de lubricante. Las recomendaciones de marca obedecen a convenios comerciales entre una empresa y una compañía de lubricantes. El manual de mantenimiento del vehículo indica el tipo de lubricante recomendado por el fabricante del motor, de acuerdo a normas técnicas internacionales.

  • 9. ¿Al cambiar de marca, se daña el motor?

    FALSO. Todos los lubricantes de marcas reconocidas cumplen los requerimientos de desempeño del motor. Si ocurre alguna falla no es por culpa del lubricante, sino por problemas mecánicos o en el circuito de lubricación. Éstas últimas generan que, por alguna razón, no llegue lubricante a ciertos puntos y que ocurra un contacto entre las superficies. Es muy importante que al cambiar de lubricante o marca, el lubricante nuevo y el antiguo sean compatibles. Los Lubricantes se recomiendan de acuerdo con el nivel de calidad API (Instituto Americano del Petróleo) y el grado SAE de viscosidad (Sociedad de Ingenieros Automotrices), así que tales valores deben ser similares.